Saltar al contenido

Cómo calmar el dolor de encías en bebés: guía de ayuda sobre la dentición infantil

Cómo calmar el dolor de encìas en bebés

En esta breve guía sobre la dentición en los bebés y en niños, te voy a dar respuesta a una de las preocupaciones más frecuentes entre los padres durante este período: cómo calmar el dolor de encías en bebés provocado por la erupción de los primeros dientes y cómo cuidar de su higiene bucal.

Y además, también vas a encontrar información sobre cuándo le salen los dientes a los bebés, cuáles son las principales diferencias entre los dientes de leche y los permanentes, entre otras cuestiones.

¡Vamos allá!

Principales diferencias entre dientes de leche y permanentes

Aunque los dientes primarios o de leche tienen la misma estructura básica que los dientes permanentes, es decir, esmalte, dentina, cemento y tejido pulpar (nervioso), hay una serie de características que los diferencian y que conviene tener presentes:

  • Los dientes primarios son más blancos que sus sucesores permanentes.
  • Los dientes primarios tienen un esmalte y una dentina más delgados que los dientes permanentes. Por dentina, entendemos el tejido principal que compone los dientes, situado justo debajo del esmalte.
  • El esmalte de la dentición de leche también es más delgado que en los dientes permanentes, por lo que la caries dental progresa más rápido hacia el nervio.
  • Además, el nervio y la pulpa de los dientes de leche son relativamente más grandes y prominentes, por lo que el riesgo de absceso, como resultado de la penetración de la caries a través de la pulpa dental, es mayor que en los dientes definitivos.
  • Por este motivo, es importante que tengamos especial cuidado de la higiene dental del bebé.

Cómo limpiar los dientes a un bebé

El mejor momento para iniciar al bebé niña o niño a una correcta higiene dental es con la aparición del primer diente.

Podemos hacerlo cubriéndonos un dedo con una gasa estéril de tejido suave apta para bebés y recorriendo las encías superiores e inferiores, de atrás hacia delante. También limpiaremos la lengua, paladar y las mejillas por dentro.

Se puede continuar con la gasa hasta que aparezca el primer molar, alrededor del primer año, momento en que podemos empezar a utilizar el cepillo dental para niños.

Conviene hacer hincapié en que este procedimiento de higiene bucal no es desagradable para los bebés y sí beneficioso para ayudarles a prevenir la caries dental infantil.

Además, en el mercado existen numerosos productos especializados en la higiene dental del bebé, aunque antes de elegir uno u otro siempre es recomendable consultarlo con el pediatra o con un profesional especializado de tu confianza.

Cuándo salen los primeros dientes

Como bien sabemos, el recién nacido no nace con ningún diente. El primer diente que aparece es un incisivo y, en términos generales, aparece hacia el quinto o sexto mes de vida.

En los niños, la erupción de los dientes temporales o de leche suele darse antes que en las niñas. Uno o dos meses antes, como mucho. No obstante, las niñas suelen avanzarse antes que los niños en la aparición de los primeros dientes definitivos.

El orden de la aparición de los dientes es del maxilar inferior al superior y del centro a los laterales.

En términos generales, la erupción de la primera dentición sigue el siguiente orden:

  • Entre los 6 y 8 meses: aparecen los 8 dientes incisivos.
  • Entre los 12 y los 18 meses: salen los 4 primeros premolares.
  • Entre los 18 y los 24 meses: los 4 dientes caninos.
  • Entre los 24 y los 30 meses: los 4 segundos premolares.

Estos parámetros de meses son aproximados, puede existir una diferencia de entre 3 y 6 meses según cada niña o niño.

Como habéis podido comprobar, la dentadura primaria completa del niño o niña está compuesta por 20 dientes y se completa alrededor de los dos años o dos años y medio de vida.

Esta dentición de leche es temporal y, con el tiempo, se irá substituyendo por la dentición definitiva que llega a estar formada por 32 dientes.

Cómo aliviar las molestias de las encías del bebé

El proceso de dentición es doloroso. Durante el período en que le vayan saliendo los dientes primarios, el niño o niña empezará a manifestar las molestias.

Algunos de los síntomas que pueden manifestar los pequeños durante la dentición son:

  • Cambios en los patrones de sueño o alimentación: puede ser que tengan menos hambre de lo habitual o tengan dificultades a la hora de dormir por el dolor que les causa la erupción de los primeros dientes.
  • Pueden estar más inquietos de lo normal o irritarse y llorar con mayor facilidad. De hecho, la irritabilidad es uno de los síntomas más comunes que comporta la dentición.
  • Aumento puntual de la temperatura corporal: normalmente no suele superar los 38ºC.
  • Babean más de lo habitual: esto es debido a que la dentición estimula la producción de saliva, por lo que dispondremos de más baberos para ello.
  • Se quitan el chupete y se llevan las manos a la boca con frecuencia.

Y bien, ¿cómo aliviar las molestias de la dentición del bebé? Aquí te muestro algunos remedios para el dolor de dientes en niños y bebés que pueden ayudar a que tu pequeña o pequeño supere más fácilmente esta etapa:

  • Proporcionarle objetos que puedan morder: alimentos duros u objetos que estén fríos.
    El frío es un remedio muy popular y al alcance de todos para aliviar el dolor de dientes en niños. Hay muchos objetos fríos que podemos utilizar para que pueda roer:
  • Paño limpio y húmedo: podemos congelarlo, habiéndolo humedecido previamente y atarle un nudo en uno de los extremos. Como el resto de objetos fríos le va a aportar una sensación de frescor y alivio del dolor.
  • Frutas frías para morder envueltas en mallas para alimentos: en el mercado existen mallas para alimentos aptas para los más pequeños, en las que se pueden colocar trozos de plátano, de manzanas, de zanahorias que se pueden congelar para luego ser roídos para el bebé para ayudar a calmarle su dolor de encías.
  • Manzanilla: se trata de una planta apta para bebés. Podemos humedecer alguno de los objetos que le guste roer en infusión de manzanilla y luego congelarlo, como el paño del ejemplo anterior.
  • Mordedores aptos para bebés: es otra de las opciones ampliamente conocidas. Existen muchas variedades: anillos mordedores, en forma de personajes conocidos.
    Lo importante es que estén hechos de materiales naturales e hipoalergénicos y que no contengan piezas pequeñas que pudieran ocasionar riesgo de asfixia.
    Además de calmar las encías del bebé, los mordedores evitan que el pequeño se lleve objetos no adecuados a la boca y al ser coloridos y tener texturas distintas potencian la estimulación sensorial.
    En caso de optar por mordedores, conviene evitar aquellos que contengan geles en su interior o componentes eléctricos.
  • El jengibre es un antiinflamatorio natural que ayuda a aliviar el dolor de la dentición calmando las terminaciones nerviosas de las encías. Puedes consultar a tu médico pediatra por conocer la forma de consumo más adecuada para tu bebé.
  • Además podemos ayudar a aliviarle el dolor de la dentición masajeando sus encías con los dedos limpios, colocando un dedo sobre la encía del bebé y masajeándola muy suavemente.

Es importante recordar que cualquier objeto que le vayamos a dar al bebé para roer o masticar puede representar un potencial peligro de asfixia, por lo que es mejor darle algo sólo cuando podamos estar atentos y vigilar lo que hace.

También deberemos procurar ser pacientes con sus cambios de humor e irritaciones, ya que como hemos comentado, el proceso de dentición es doloroso y molesto para los bebés y aunque algunos lo acusan más que otros, para la mayoría trae molestias e inquietudes.

Muchas veces, podemos optar por el recurso de calmarlo como mejor sepa la madre, el padre o adulto cuidador que se encargue de la pequeña o el pequeño y ayudándole con los recursos que mejor conocen que le funcionan: meciéndole, acunándole, cantándole su canción favorita, sacándole a pasear.

2 problemas de la dentición en bebés y niños

Dos de los problemas más habituales de la dentición en bebés son el retraso en la aparición de los dientes de leche y la caries infantil.

Consideramos que existe un retraso significativo en la erupción de los dientes primarios de la bebé niña o niño, cuando hay un retraso de más de 6 meses en la aparición de los primeros dientes de leche.

Por ejemplo, si habiendo cumplido el primer año de vida todavía no le ha salido ningún diente incisivo (que suelen ser los primeros en aparecer).

En este caso, es aconsejable concertar una visita con el médico pediatra para que éste pueda descartar cualquier anomalía subyacente como hipopituitarismo o hipotiroidismo.

La otra problemática asociada a la dentición en bebés es la caries infantil.

Como hemos comentado anteriormente, los dientes primarios o de leche son más vulnerables a la caries porque su esmalte y dentina son más delgados y su pulpa dental y su nervio, más grandes y prominentes que los de los dientes permanentes.

El principal causante de la caries es la bacteria Streptoccoccus mutans.

No obstante, además hay otros factores que se correlacionan con el desarrollo de la caries en bebés y niños. Algunos de ellos son:

  • Problemas durante el embarazo.
  • Nacimiento prematuro.
  • Diabetes materna.
  • Alergias.
  • Determinados hábitos que pueden favorecer su aparición: carencias de algunas vitaminas o minerales en la dieta, dietas altas en sal o bajas en hierro, o el uso del chupete que también puede favorecer su aparición.

En el caso de optar por darle chupete, es aconsejable evitar untarlo con miel o azúcar y limitar el consumo de bebidas dulces en general, especialmente antes de ir a dormir. Además, es bueno recordar que los bebés y niños con caries en sus dientes de leche, suelen desarrollarlas posteriormente en sus dientes definitivos.

Algunas de las recomendaciones generales que podemos tener en cuenta para prevenir la aparición de la caries infantil son:

  • Prestar especial cuidado a la higiene bucal del bebé e instaurar en las niñas y niños de mayor edad unos hábitos correctos de higiene dental y alimentación.
  • La detección precoz: las revisiones dentales son necesarias, ya que las caries más recientes no suelen ser detectadas a simple vista por lo que se hacen necesarios métodos específicos para localizarlas.

Espero que te animes a poner en práctica estas recomendaciones para ayudar a que tu bebé atraviese esta etapa con las menores molestias y sin dejar de disfrutar de su crecimiento.

Si te ha parecido útil, te animo a compartir este artículo “Cómo calmar el dolor de encías en bebés: guía de ayuda sobre la dentición infantil” en tus redes sociales para que pueda llegar a más personas. ¡Muchas gracias!